Cruzando las vías del tren, no lo vi venir y me partió en dos. A partir de entonces, uno de mí se mudó al extranjero porque discutíamos demasiado. Algunas noches me extraño.